OBJETIVO GENERAL
Desarrollar habilidades específicas para la apreciación y ejecución musical individual y colectivamente, fortaleciendo las capacidades de concentración, atención y comprensión, lo que facilita el desarrollo de la memoria y las habilidades del pensamiento matemático de los menores entre los 3 y las 18 años, con el fin de lograr jóvenes adultos capaces de enfrentarse efectivamente a los escenarios académicos y productivos de la sociedad.

JUSTIFICACIÒN
La formación musical además de convertirse en una opción de vida para aquellos jóvenes que encuentran en ella su particular motivación vital, es una de las formas màs gratas de posibilitar el pleno desarrollo de una persona.

“A nivel cerebral y neurológico, la música brinda innumerables beneficios a quienes la practican regularmente. Las investigaciones realizadas por Richard Frackowiak del Instituto de Neurología de Londres, han comprobado que el cuerpo calloso (conglomerado de fibras nerviosas que conectan los hemisferios cerebrales transfiriendo información de uno a otro) es más grueso y está más desarrollado en los músicos que en otras personas. Esto comprueba que la música incrementa las conexiones neuronales y estimula tanto el aprendizaje -actividad prioritaria del hemisferio izquierdo-, como la creatividad, actividad principalmente desarrollada en el hemisferio derecho.
Este investigador también descubrió que el lóbulo temporal de la corteza cerebral es más pronunciado en los músicos. Al parecer, en esta zona del cerebro que está relacionada con los procesos del lenguaje se “clasifican” los sonidos, lo que sugiere la existencia de un eslabón perceptivo entre el lenguaje oral y el lenguaje de la música. La música estimula una zona del hemisferio izquierdo que también se asocia con el lenguaje, llamada área de Broca, lo que ha llevado a los investigadores a pensar que en esta región se interpretan no solamente los sonidos del lenguaje, sino todos aquellos que, de alguna u otra forma, nos resultan familiares”. (Mon-Chaio Lo. Music And Its Affect On The Human Brain. River Ridge High School. Graduation Project 1997-98)

Objetivos Específicos

Talleres

Los 308 talleres que se realizarán con los 105 beneficiarios en el año se harán utilizando el método Willems.

Beneficiarios

Los 105 beneficiarios participarán de sesiones con licenciados en educación musical y con experiencia en infancia juventud.

Aumentar

Aumentar los desarrollos auditivos, rítmicos y vocales en cada uno de los 105 beneficiarios.

Aumentar las capacidades de concentración, atención y comprensión de los 105 beneficiarios.

Conformar

Conformar dos grupos musicales: un grupo coral y grupo de percusión (stom) , con permanencia en el tiempo.

Garantizar

Garantizar que a partir de diciembre de 2015 estos grupos harán presentaciones públicas.

Actividades

Cada uno de los 105 niño/as recibe tres clases semanales de apreciación y/o formación musical con expertos de la Orquesta Sinfónica de Antioquia.

Los 45 niños de 3 a 5 años reciben talleres de apreciación musical para su desarrollo auditivo, rítmico y vocal.

Los 60 niños mayores de 5 años reciben talleres de fundamentos musicales, práctica grupal de percusión y práctica coral.

Los 105 niños se involucran en una presentación general de clausura en la última semana de actividades.

COMO SE VA A HACER
Fase de apreciación musical: niños/as de 3 a 5 años

La metodología implementada es la de Edgar Willems (1890-1978), parte de la propia música y conduce al alumno al descubrimiento y desarrollo integral de sus capacidades mediante una progresión completa adaptada a su edad y capacidad psicológica, mental y motriz. En esta metodología se vive la música de una manera natural, a la vez receptiva, activa e inventiva sin importar las capacidades musicales de los niños.

La clase se realiza con un número máximo de 10 niños, en una sesión por semana de 45 minutos. Y esta consta de los cuatro momentos:

Desarrollo Auditivo: Se inicia con una serie de ejercicios para el desarrollo auditivo, lo cual permite profundizar en la receptividad, concentración y en la atención de los niños. Las actividades que se desarrollan se van haciendo más complejas junto con la evolución psicológica del niño.

Desarrollo Rítmico: El Ritmo involucra la parte física del cuerpo, requiere atención, dinamismo, rapidez, precisión, lateralización y según las características físicas y motrices de los niños se va regulando la exigencia y la complejidad de los ejercicios.

– El Canto: Las Canciones son el eje central de la clase, ellas son una síntesis de la música y contienen: la melodía, el ritmo, la armonía y el texto o poesía; sin olvidar el amor que profesan los niños por ellas. Las canciones están organizadas por objetivos pedagógicos que van ligados a la edad, la tesitura vocal de los niños y los temas que se quieren profundizar.
Los Movimientos Corporales: La clase de música se termina con el movimiento corporal lo cual permite interiorizar: el tempo, la plasticidad, las dinámicas de fuerte, suave, el reconocimiento de diferentes tempos, como rápido, lento, agitado, calmado, y el carácter propio de cada música. En los movimientos corporales el niño recrea y plasma a través de su cuerpo todas las etapas vividas durante la clase y hace una síntesis individual sobre la escucha de los diferentes elementos que conforman una pieza musical.

Para estas sesiones se utiliza un material diverso, de fácil manejo para los niños y que despierten el interés por lo bello y lo fino con una gran calidad sonora. Se busca un material rico en alturas, timbres, resonancia, de fácil reproducción y se va estructurado según los grados de progresión del niño.

Fase de Formación Musical: de 6 a 18 años.

Siguiendo el mismo método Willems, se realizarán tres clases en simultánea, es decir, conformar 4 grupos de acuerdo a las edades: de 6 a 8 años; de 9 a 11 años; de 12 a 15 y de 16 a 18 años de edad, cada uno con un máximo de 20 alumnos, donde cada grupo recibirá una clase:

Fundamentos de la música. Es una clase que maneja un componente teórico práctico, a través de la cual, los estudiantes recibirán una aproximación al lenguaje musical. mediante ejercicios iniciales de audición, se conducirá al participante hacia una conciencia de la percepción de los fenómenos sonoros, seguidos de su identificación y reproducción.

Stomp – práctica grupal de percusión. es una clase de componente práctico, es la expresión del desarrollo rítmico, complementario a la clase de Fundamentos. Está dirigida a desarrollar la conciencia de la medida del movimiento y a su posterior regularización. Se trata de canalizar impulsos vitales a través de golpes con instrumentos diversos y conducirlos hacia una ejecución organizada, a fin de conseguir un acoplamiento de conjunto. En el caso de “Stomp”, se utilizan objetos ordinarios del cotidiano como instrumentos de percusión. Así como la práctica coral, exige un nivel de compenetración que no sólo desarrolla habilidades musicales, sino que además exalta el trabajo en equipo, la importancia del “otro” y el papel individual como parte del engranaje completo de la labor, en este caso: la obra. Para el desarrollo de esta clase se requiere: un espacio donde preferiblemente el piso sea de madera, sino una tarima donde quepan todos los participantes; esto es importante porque los pies y algunos objetos como los palos no tienen buen desempeño en el concreto o baldosa.

Práctica coral; ayuda al alumno al desarrollo armónico del oído, como práctica colectiva permite la interrelación y la escucha de los otros. Es una práctica de compenetración que no sólo desarrolla habilidades musicales, sino que exalta el trabajo en equipo, la importancia de los demás y el papel individual como parte de ese gran todo. Para el desarrollo de esta clase se requiere de una silla para cada participante.

Igualmente, para el desarrollo exitoso de la propuesta se necesitaría disponer de 4 espacios separados, amplios y aislados, uno para cada clase.

CUANDO
44 viernes de las 2 p.m. a la 6 p.m. los mayores de 6 años en formación musical
44 martes de 8 a 12m los de 3 a 5 en iniciación musical.
Descargar información PDF

RESULTADOS
En el 2013 recibieron iniciación musical 45 niño/as entre los 3 y 5 años, durante 10 meses y realizaron una presentación coral final que evidenció el desarrollo de habilidades rítmicas y melódicas.